Actualités

haut de la page

Y llegó Abril!


Y llegó Abril,  el mes de los libros y las rosas, de las lluvias y los cumpleaños, el mes de... ¡EL MES DE LA SEMANA SANTA, QUÉ CARAY! Fecha importante dónde las haya. Tanto si has vivido la cuaresma de forma espiritual como si te preparas para vender tu alma al diablo, estos días son algo más que santos, son días de vacaciones y son SAGRADOS.

Y  es que durante estas fechas se celebra en toda España una de las tradiciones religioso-culturales más arraigadas de nuestro país: las procesiones y los pasos de Semana Santa. Retumbar de tambores y cornetas que recrean la pasión, muerte y resurrección de Cristo, a lo largo y ancho de nuestra piel de toro.

Celebraciones multitudinarias cargadas de profunda devoción y misticismo, se repiten por pueblos y ciudades, donde la iconografía y estética de las imágenes ensalza los actos a la categoría de Fiesta de Interés Turístico Internacional. Este es el caso de la recientemente proclamada Semana Santa Cacereña, que tras años de trabajo por fin se equipara al nivel de las celebradas en Sevilla, Málaga, Zamora, Valladolid o Murcia.

Pero excelentes destinos turísticos que gocen de una indudable singularidad y espectacularidad en sus conmemoraciones, y dónde poder saborear de una no menos exitosa gastronomía local, son las acontecidas en San Vicente de la Sonsierra, en la Rioja, llamada los "picaos", de las pocas celebraciones que aún muestran ritos penitenciales y flagelaciones. Alcañiz en Aragón, con la procesión del "Sellado del Sepulcro". En Jaén la Baeza muestra tradicionales procesiones desde el siglo XV. La pasión de Cartagena o Lorca en Murcia con la recreación de atuendos romanos. Ferrol, Elche y Granada declaradas de interés turístico.

Hellín y Torraba con su rompida de tambores. En  León  La Ronda y Procesión de los Santos, dónde se entierra al borracho "Genarín", mientras "empinamos" unos vasos de orujo. Sevilla Santiago de Compostela y Pontevedra, con innumerables pasos  y desfiles. Zamora, de las más antiguas de España. Valverde de la Vera y su procesión de "los Empalaos". Verges de Girona con la "dansa de la mort" y tantas otras que nos han quedado en el tintero por citar.

Religiosa o paganamente vivida,  lo cierto es que esta festividad se ha convertido con el paso de los años en uno de los mayores atractivos turísticos de nuestro país. Excusa perfecta, además  para que autóctonos y forasteros disfrutemos de los selectos dulces típicos de estas fechas: monas de pascua, torrijas, pestiños, huevos de chocolate, buñuelos de viento, marañuelas de cuaresma, en fin, que se me hace la boca agua, prepárate a vivir escaparates repletos de  repostería "invicta" que ha sabido perdurar  y madurar en el tiempo.

Pero tanto si eres de los que ha decidido quedarse por su zona, como si eres de los que les ha faltado tiempo para hacer la maleta, desde aquí te recomendamos que pongas el cronómetro en marcha para la desconexión laboral, amplifiques tu tiempo de ocio y grabes en tu memoria una semana santa realmente histórica.

Nos leemos a la vuelta.